DARK WATER: LA HUELLA (Walter Salles) / 2005: Jennifer Connelly, John C. Reilly, Tim Roth, Dougray Scott, Pete Postlethwaite, Camryn Manheim, Ariel Gade, Perla Haney-Jardine, Debra Monk, Linda Emond, Bill Buell.

 

   Dahlia (Connelly) es una mujer separada desde hace poco tiempo que se muda junto a su hija Ceci (Gade) a un edificio situado en un viejo barrio alejado de la gran urbe. La ausencia en su niñez de una madre responsable y el enfrentamiento en una dura batalla legal por la custodia de la niña con Kyle (Scott), su antigua pareja, comienzan a pasarle factura a nivel psicológico. La situación empeora cuando la profesora de la nueva guardería de la pequeña le dice que ésta se ha inventado una amiga imaginaria que se llama Natasha (Haney-Jardine), a la que trata como si fuese real, ignorando al resto de sus compañeros. Además, una serie de acontecimientos que se producen en el nuevo hogar, en principio inexplicables y que parecen tener relación con una niña que vivió tiempo atrás en el edificio, hacen que Dahlia realice ciertas indagaciones, obteniendo resultados aterradores: La pequeña en cuestión se halla en paradero desconocido desde que sus padres se mudaran un año antes y además responde al nombre de Natasha.

 

   Nos encontramos ante el remake de la homónima Dark Water, Hideo Nakata, 2002 (en mi opinión y pese a su fama, uno de los más flojos y sobrevalorados kwaidan eiga realizados en las dos últimas décadas). En esta ocasión la versión supera ampliamente a la original, tanto en la historia, mucho mejor hilvanada y más creíble (la relación madre-hija está lastrada, al igual que en la predecesora, por un trauma del pasado de la progenitora, pero Connelly no se muestra como una desequilibrada, sensación que Hitomi Kuroki transmitía en cada una de sus acciones en el original, sino como una madre dispuesta a luchar por la custodia de su hija -el cariño ya lo tiene- con uñas y dientes, presta a sacrificarse para conseguir que Ceci viva en paz el resto de su vida, aún a sabiendas de que lo hará con su padre -de hecho ella es consciente del amor que Ceci siente por éste-; aquí se logra la sensación de que el edificio atrapa a sus moradoras, habiendo siempre alguna circunstancia que impide la huída del mismo, algo que no se conseguía en el original; además, la inmolación de la madre en el filme de Salles está más que justificada, pues Dahlia intercambia su vida por la de Ceci, a punto de ser asesinada por Samantha, mientras que en la película de Nakata el citado sacrificio parecía evitable), como en el elenco actoral, que da vida a unos personajes más humanos y con más aristas que en el filme pretérito (Connelly borda su papel de madre vulnerable y frágil, que parece a punto de hundirse en varios momentos del metraje, pero que saca a relucir su coraje cuando más lo necesita; Reilly también imprime carácter a Murray, el casero condescendiente que parece atento a todas las peticiones de Dahlia, pero al que solo le preocupa alquilar el piso; Scott logra hacer de Kyle un personaje odioso en un principio -todo indica que cuanto sucede es un plan suyo para volver loca a su antigua pareja-, pero que acaba descubriéndose como un buen padre; Roth está notable en el rol de Platzer, el afable abogado que intenta ayudar a la protagonista, y que miente sobre su vida laboral y su familia, tal y como comprobamos en la escena en la que acude solo al cine; Postlethwaite da vida a Veeck, el casero, un tipo arisco y desagradable -su forma de responder a Ceci cada vez que ésta le pregunta por la mochila-, dando la sensación de que sabe más sobre Natasha de lo que parece; mientras que Gade cumple sin resultar empalagosa en ningún momento).

 

   Es necesario decir, eso sí, que la película está más cercana al drama (protagonista poco estable; enfrentamiento por la custodia con el marido; personajes grises y con multitud de problemas…) que al filme de terror al uso. De hecho, son escasos los momentos inquietantes (el final, cuando parece que todo ha concluido después de que la protagonista encuentre el cadáver de Natasha en el depósito de la azotea. Dahlia habla por teléfono con una amiga mientras que Ceci se ducha sola. La cristalera de la bañera se cierra sin que la pequeña se dé cuenta. En la cocina y al mismo tiempo la niña pasa con un albornoz y una capucha sobre la cabeza ante su madre, sentándose en un sofá y pidiéndole a ésta que le lea un cuento. La mujer, recelosa, descubre el rostro de la pequeña, que es el de Ceci. Un portazo en el baño hace que la protagonista mire de nuevo hacia la niña, encontrándose ahora con Natasha ante ella. Dahlia corre hacia el servicio, encontrando la puerta atrancada. Tras múltiples intentos logra echarla abajo, justo a tiempo para observar una mano saliendo del agua y golpeando el cristal. El plano se abre para mostrarnos a Natasha intentando ahogar a Ceci, mientras ésta lucha infructuosamente por liberarse. La madre ruega a la pequeña que no le haga daño a su hija, y aquella le pide que sea su madre mientras que sujeta, con más firmeza si cabe, la cabeza de su antagonista bajo el agua. Dahlia, comprendiendo que la situación es dramática, cede a los deseos de Natasha, que sonríe  como solo lo haría un niño tras encontrar una nueva madre. Entonces el agua inunda el baño, pereciendo la mujer ahogada. Por cierto, el plano cenital que muestra las ambulancias es el mismo que viéramos pocos minutos antes cuando acuden al mismo lugar a buscar el cuerpo de Natasha), mientras que abundan los diálogos y las situaciones tensas debido a los conflictos interpersonales (las constantes discusiones entre Dahlia y Kyle, irreconciliables en la actualidad, pero mostrando que hubo un día en que se amaron; las continuas broncas de Murray a Veeck por las supuestas negligencias de éste…).

 

   El final, pese a ser igual de complaciente que en la obra primigenia (madre e hija se despiden en el ascensor del edificio: La puerta se cierra dejando a Kyle fuera, y el plano se centra en la niña, mientras observamos unos brazos que la envuelven y la acarician y una voz le dice que estará ahí siempre que la necesite), está mucho más logrado que en aquella y no resulta tan cargante y cursi.

 

(6,5/0)

CARÁTULAS Y POSTERS

TRAILER USA 1

TRAILER USA 2

TRAILER ESPAÑA 1

COMENTARIOS

Escribir comentario

Comentarios: 0

PELÍCULAS EN LA WEB

Ciencia Ficción:        33

Terror:                  376

Fantasía:                 10

TOTAL:                  419

CARÁTULAS Y

POSTERS:            19880

PODCASTS:

 

Los jinetes del apodcastlipsis.

 

Enlaces a todos los programas del podcast en el que hablamos de cine, literatura, series, videojuegos o música, siempre relacionados con el cine de terror.