ZOMBI 3 (Lucio Fulci, Claudio Fragasso & Bruno Mattei) / 1988: Deran Sarafian, Beatrice Ring, Octaviano Dell´Acqua, Massimo Vanni, Ulli Reinthaler, Marina Loi, Deborah Bergamini, Luciano Pigozzi, Mike Monty.

 

   Un grupo de chicos pasa sus vacaciones en un hotel del sudeste asiático. Una vez allí, una nube química de origen desconocido contamina todo el área y a aquellos animales o humanos que en ella se encuentran, convirtiendo a todo aquel que contacta con ella en un zombi antropófago en busca de carne humana. Los supervivientes intentarán salir con vida a la terrible amenaza, cada vez más numerosa y letal.

 

   La última aportación al subgénero zombiexplotation de Fulci resultó ser la más delirante y surrealista debido a la multitud de problemas (el propio Fulci reconoció que hizo la película “porque necesitaba el dinero. Entonces y ahora, tengo que comer” y comentó en varias entrevistas que el guión escrito por Claudio Fragasso y su esposa le parecía terrible. Además podemos añadir otros factores, como la extrema escasez presupuestaria -la película se rodó en Filipinas para ahorrar costes-, un plan de rodaje excesivamente corto, el nulo nivel interpretativo del casting al completo, sin excepción, las discusiones varias entre miembros del equipo técnico y del elenco actoral, actores incapaces de aprenderse sus diálogos -El protagonista del film es Sarafian, director de Besos de sangre, 1989, de varios capítulos de C. S. I.: Miami, y productor y también realizador de la serie House-) que provocaron el abandono del director romano a las cinco semanas de haber comenzado el rodaje (a esos factores habría que añadir su delicado estado de salud, agravado por el clima tropical filipino, que en la época de rodaje causaba un calor insoportable, lo que obligaba a detener la filmación cada poco tiempo) cuando llevaba rodados unos 70 minutos de metraje y su sustitución por Fragasso y Mattei (es fácil distinguir los zombis del primero de los de los segundos: unos son extremadamente lentos, como los vistos en Nueva York bajo el terror de los zombis, 1979, o El más allá, 1981, los otros corren, saltan y portan machetes -los muertos de House of the dead, Uwe Boll, 2003, son una copia descarada de éstos-, tal y como sucediera en otra película de Mattei: Apocalipsis caníbal, 1980. Ambos directores cuentan con cameos en la escena del crematorio, interpretando a sendos soldados), que recortarían 20 de esos 70 minutos y añadirían otros 40 más de su propia cosecha. Además el guión plagia descaradamente el de Zombi, George A. Romero, 1978 (la huida final de los supervivientes en el helicóptero) o el de El día de los muertos, idem, 1985  (el enfrentamiento entre militares y científicos encerrados en un bunker). Todo esto dio lugar a multitud de errores (la mencionada diferenciación entre zombis; la chica con la rodilla destrozada que corre en determinadas escenas) y momentos ridículos (la cabeza dentro de la nevera que “vuela” y ataca a un chico -algo que surgió de la mente de Fulci-; los zombis que salen de debajo de la hierba para atrapar al soldado que intenta subir al helicóptero) que hacen del film un mejunje tan divertido y simpático como absurdo y psicotrónico que en Italia, su país de origen, fue estrenado en 3D.

 

   Por cierto, la escena del alumbramiento del bebé zombi de Amanecer de los muertos, Zack Snyder, 2004, se inspiró en otra muy similar que tiene lugar en esta película. En el filme de Fulci / Mattei / Fragasso dicha escena tiene dos versiones: una mucho más sangrienta en la edición en VHS (en ella, parece ser que se puede observar una garra que surge del vientre de la madre para arrancar parte del rostro de la mujer que hace de matrona) y otra más soft para la copia exhibida en DVD.

 

(3,5/5)

Comentarios: 0

PELÍCULAS EN LA WEB

Ciencia Ficción:        31

Terror:                  360

Fantasía:                 10

TOTAL:                  401

CARÁTULAS Y

POSTERS:            19880

PODCASTS:

 

Los jinetes del apodcastlipsis.

 

Enlaces a todos los programas del podcast en el que hablamos de cine, literatura, series, videojuegos o música, siempre relacionados con el cine de terror.