RE-ANIMATOR (Stuart Gordon) / 1985: Jeffrey Combs, Bruce Abbot, Barbara Crampton, David Gale, Robert Sampson, Gerry Black, Carolyn Purdy-Gordon, Peter Kent, Barbara Pieters, Ian Patrick Williams, Bunny Summers, Al Berry.

 

  La primera película dirigida por Gordon (que posteriormente realizaría otras obras reseñables como Re-Sonator, 1986 –un apreciable filme que intentó sacar réditos copiando el título de la obra analizada-; Muñecas, 1987 –simpática peliculita en la que unos ladrones lo pasan realmente mal en un viejo caserón a manos de los vengativos juguetes del título-; El foso y el péndulo, 1990 –notable traslación cinematográfica de la obra de Poe-; Space truckers: Transporte espacial, 1997 –una space opera bastante entretenida-; o Dagon, 2001 –sin duda, de lo mejor de la Fantastic Factory-), un director que llegaba del mundo del teatro (fue detenido tras llevar a cabo, en la Universidad, una adaptación de Peter Pan en la que Campanilla era un homosexual y en la que el “viaje” a Nuncajamás se producía gracias al LSD) tras fundar su propia compañía (la Organic Theatre Company), fue un inesperado éxito entre la crítica especializada internacional. En nuestro país la presentación se produjo en el Festival de Sitges del año 1985, en el que triunfó con el premio otorgado a la mejor película, aunque en un principio no gozó del reconocimiento público que ha ido adquiriendo con el paso de los años hasta convertirse en una de las obras cumbre de la década de los ochenta y en uno de los títulos más importantes de la historia del género.

 

   Quizá lo más reseñable del filme (una adaptación bastante libre de un relato de H. P. Lovecraft publicado en el año 1922 en seis partes) sea su constante progresión dramática (algo apuntado por el director y por el productor Brian Yuzna en los comentarios de la –por una vez- estupenda edición especial en DVD), que provoca que la acción no se detenga en ningún momento (desde que se produce la primera reanimación en el depósito de cadáveres –el zombi fortachón está interpretado por Peter Kent, doble en las escenas de acción de Arnold Schwarzenegger en Terminator, James Cameron, 1984, lo que provocó que aquel invitase al actor austriaco al plató, convirtiéndose éste de inmediato en fan del filme- la película se convierte en una montaña rusa que ya no se detendrá hasta su desenlace) y que los personajes evolucionen a lo largo del metraje de manera continua (Dan Cain –magistral Abbot, sobre el que descansa el peso del metraje- es mostrado como un estudiante de medicina idealista, cuyo defecto es la incapacidad de claudicar aún cuando su paciente está clínicamente muerto –algo visible en la primera escena del filme-, lo que casa perfectamente con la idea de que encuentre en las tesis de Herbert West –imponente Combs, dotando a su personaje de una personalidad rayana a la locura- un apoyo a su espíritu inconformista, dejándose arrastrar por el reanimador a una vorágine de locura y horror que no acabará hasta que Megan –una imponente y bellísima Crampton, que soportó estoicamente la enfermiza escena en la que la cabeza del Dr. Hill, interpretado magistralmente por Gale, abusa sexualmente de ella, tocando y lamiendo su cuerpo desnudo-, la mujer a la que ama, fallezca como consecuencia de los experimentos de ambos estudiantes. Será entonces cuando el círculo se cierre –hasta la consabida y notable secuela, La novia de Re-Animator, Brian Yuzna, 1990- con la reanimación de la joven y con ese final magistral, fundiéndose el plano a negro, quedando solo a la vista el líquido fluorescente del interior de la jeringuilla, que desaparece vaciándose en la nuca de la chica, que un par de segundos después emite un grito terrorífico, volviendo así a la vida). De todo lo anterior tiene culpa el notable guión de Gordon, Dennis Paoli (un habitual del director) y William Norris, hábil mezcla de horror (todo lo que acontece en la mencionada primera reanimación en la sala de cadáveres, con el horrible aspecto del muerto una vez vuelto a la vida, que ataca a West y Cain con una furia inusitada. El primer peaje de éste se saldará con la muerte de su futuro suegro, que llega al depósito en el peor momento, al ser aplastado por la puerta metálica que el cadáver viviente lanza sobre él, siendo luego dos de sus dedos arrancados a mordiscos, para ser finalmente lanzado contra una pared y zarandeado hasta la muerte. También es aterradora –debido a su impacto visual- la manera que West tiene de finiquitar al cadáver, atravesándolo con una sierra eléctrica giratoria desde la espalda hasta el pecho. Aunque quizá el momento más horrible se produzca al final, con la llegada de West y Cain al depósito donde el Dr. Hill, o lo que queda de él después de ser decapitado y reanimado por el propio West tras amenazar a éste con robarle todos sus experimentos, tiene secuestrada a Megan. A la orden de aquel, todos los cadáveres, envueltos en bolsas negras, se levantarán simultáneamente, intentando dar caza a nuestros protagonistas. Atención al aterrador aspecto de todos ellos, reforzado por su desnudez, y a la magistral labor de maquillaje de John Carl Buechler, John Naulin y Anthony Doublin) y de humor negro (notable es la escena en la que West y Cain intentan cazar en el sótano de la casa al gato reanimado de éste último; o aquella en la que la cabeza de Hill intenta guiar a su cuerpo para que realice determinadas tareas), creando un equilibrio difícil de conseguir, que da como resultado una película más que notable, que se sustenta, además, en la sobria dirección de Gordon.

 

   Capítulo aparte merece la genial banda sonora, obra de Richard Band, y que resulta ser un compendio de la que Bernard Herrmann compusiera para Psicosis, Alfred Hitchcock, 1960, añadiéndole determinadas variaciones que le dan un toque más desenfadado, aunque adopte ciertos matices lúgubres para los momentos más terroríficos. No es comprensible que se le acuse de ser una mera copia, cuando las diferencias son evidentes y notables, siendo ambas perfectamente diferenciables, figurando además el hecho de que Band siempre ha reconocido la obvia influencia.

 

(7,5/7)

CARÁTULAS Y POSTERS

TRAILER USA 1

COMENTARIOS

Escribir comentario

Comentarios: 0

PELÍCULAS EN LA WEB

Ciencia Ficción:        21

Terror:                  279

Fantasía:                  0

TOTAL:                     300

CARÁTULAS Y

POSTERS:            17560