PRÍNCIPE DE LAS TINIEBLAS, EL (John Carpenter) / 1987: Donald Pleasance, Jameson Parker, Victor Wong, Lisa Blount, Dennis Dun, Susan Blanchard, Anne Marie Howard, Ann Yen, Ken Wright, Dirk Blocker, Jessie Lawrence Ferguson, Peter Jason, Robert Grasmere, Thom Bray, Joanna Merlin.


   El padre Loomis (Pleasance, retomando el apellido que también llevara su personaje en La noche de Halloween, John Carpenter, 1978), un anciano sacerdote, descubre en los sótanos de su parroquia las pruebas de la existencia de una antigua secta capaz de devolver a la vida al mal absoluto, encarnado en Satán. El clérigo y un grupo de científicos, que son convocados por aquel para arrojar luz sobre el terrible descubrimiento, hallarán una serie de horribles secretos que indican el advenimiento del mismísimo padre de Satán a la Tierra: el Anticristo. Mientras, en el exterior, se producen los primeros síntomas de lo que está aconteciendo, con un grupo de vagabundos que ronda el templo con aviesas intenciones, y con una serie de agitaciones que se producen en los insectos y demás fauna del lugar.


   John Carpenter firmó el guión de este interesante filme bajo el seudónimo de Martin Quatermass (según las notas de prensa originales, el hermano de Bernard Quatermass, protagonista de la serie de Ciencia Ficción británica The Quatermass experiment, creada por Nigel Kneale en 1953, y de las tres películas que se rodaron a partir del éxito cosechado por la misma: El experimento del Dr. Quatermass, Val Guest, 1955; El experimento del Dr. Quatermass 2, ídem, 1957; y ¿Qué sucedió entonces?, Roy Ward Baker, 1967), dando lugar a la segunda entrega de la Trilogía del Apocalipsis, (la primera sería La cosa, 1982, y la última, En la boca del miedo, 1995), siendo el factor común del triunvirato su clara vinculación con el peculiar y magnífico universo creado por el escritor H.P. Lovecraft. Si bien El príncipe de las tinieblas es el eslabón más débil de la cadena (La cosa es una obra maestra del cine en general y del terror en particular, y En la boca del miedo se halla cerca del sobresaliente, pese a ser más irregular que la anterior), ya que la historia comienza de manera un tanto confusa (todo aquello que oímos sobre La Secta del Sueño no aclara demasiado acerca de su objetivo de despertar al maligno; tampoco queda claro el porqué tan solo los méndigos pierden la cordura y comienzan a rondar la iglesia y a aniquilar a todo aquel que se cruza en su camino… por cierto, su líder es el gran Alice Cooper, que compuso una canción cuyo título coincide con el original del filme -“Prince of darkness”, incluida en el disco “Raise your fist and Yell”- y que suena en el momento en el que asesina a un ayudante de uno de los científicos con una bicicleta. También Kane Roberts, guitarrista del cantante por aquella época, tiene un cameo en el filme) y tarda un buen rato en cobrar sentido, algo que sucede cuando los científicos llegan al edificio y la amenaza comienza a tomar forma, produciéndose los primeros crímenes y posesiones y llegando a crearse, según se acerca la conclusión, situaciones ciertamente tensas (todo el tramo final, en el que se logra una tensión asfixiante y un clima viciado y corrompido, con Trevor, uno de los investigadores, encerrado en un pequeño cuartucho y separado de Susan -Howard- y Lisa -Yen-, ya zombificadas y en estado catatónico, por una puerta de madera atrancada. Mientras, en la sala en la que éstas se encuentran, se halla el cadáver de Kelly -Blanchard-, cuyo cuerpo es el elegido para albergar al Príncipe de las Tinieblas, comenzando una lenta y repugnante metamorfosis que culmina cuando observamos ese rostro purulento y en carne viva que ya pertenece a Satán comenzar a gesticular y sonreír de forma grotesca, levantándose y dirigiéndose a sus súbditas, a las que ordena que eliminen al hombre, que pretende llegar a la sala anexa en la que se encuentran sus compañeros rompiendo la pared, mientras las dos mujeres intentan capturarlo obstinadamente). Por cierto, ya que citamos el final, quizá este sea el más complaciente y menos pesimista de toda la trilogía, pese a que Catherine Danforth (la guapísima Blount, fallecida en el año 2010 en extrañas circunstancias) se sacrifica en pos de la humanidad, dejando a Brian Marsh, nuestro protagonista, compuesto y sin novia.


   En cuanto al capítulo de curiosidades, citar que tanto Dun como Wong ya habían trabajado con Carpenter en Golpe en la pequeña China, 1986; mientras que Pleasance lo hizo en La noche de Halloween, 1978, y 1997: Rescate en Nueva York, 1981; y Jason en Están vivos, 1987; En la boca del miedo, 1994; El pueblo  de los malditos, 1995; 2013: Rescate en Los Ángeles, 1996; y Fantasmas de Marte, 2001. Por otro lado, el filme significó la primera de una larga y fructífera lista de colaboraciones del director con el fotógrafo Gary B. Kibbe. También se puede destacar que el mensaje que escuchan varios de los científicos mientras se quedan dormidos fue sampleado por Marilyn Manson en su canción “Down in the park”, y que Carpenter se alzó por tercera vez con el premio de la crítica en el Festival de Avoriaz con este filme.


(7/4)

CARÁTULAS Y POSTERS

TRAILER USA 1

COMENTARIOS

Comentarios: 0

PELÍCULAS EN LA WEB

Ciencia Ficción:        21

Terror:                  279

Fantasía:                  0

TOTAL:                     300

CARÁTULAS Y

POSTERS:            17560