HANNIBAL: EL ORIGEN DEL MAL (Peter Webber) / 2007: Gaspard Ulliel, Gong Li, Dominic West, Rhys Ifans, Richard Brake, Martin Hub, Kevin McKidd, Stephen Walters, Ivan Marevich, Aaran Thomas, Helena-Lia Tachovská.

 

   El pequeño Hannibal Lecter (Thomas en edad infantil) se ve obligado a huir junto a sus padres y su hermana Mischa (Tachovská) de la mansión familiar en la que conviven en el Este de Europa ante el avance de las tropas nazis. La tragedia se ceba con la familia cuando un encuentro con un tanque ruso provoca la muerte de los progenitores. Poco después, un grupo de mercenarios irrumpen en la vivienda en la que se ocultan los niños. Los férreos controles de las tropas soviéticas impiden la huída, y las nevadas y el frío tampoco permiten el hallazgo de alimentos, lo que provoca que los famélicos asaltantes tomen la drástica decisión de asesinar a Mischa y devorarla. A partir de entonces, Lecter solo vivirá para encontrar a los culpables de la muerte de su hermana.

 

   Tercera secuela de El silencio de los corderos, Jonathan Demme, 1991, sin olvidarnos de Hunter, Michael Mann, 1986, primera adaptación de las andanzas del psicópata creado por Thomas Harris (la única diferencia en ésta es que Hannibal Lecter no fue interpretado por Anthony Hopkins, sino por el genial Brian Cox). Tanto ésta como El dragón rojo, Brett Rattner, 2002, son adaptaciones de la misma novela, aunque la primera sea muy superior a la segunda. El caso es que Webber y Harris, que en este caso guioniza su propio libro, se empeñan en explicarnos los motivos por los que Hannibal empezó a asesinar y a comerse a sus víctimas, algo del todo innecesario y que solo se entiende desde el punto de vista económico, pues Lecter encarna al mal, por lo que conocer sus motivaciones carece de fundamento y fulmina parte del misterio y la idiosincrasia del personaje. Así, sabremos que sus padres fallecen durante la guerra en la casa en la que se halla refugiada toda la familia cuando un tanque ruso llega en busca de combustible. Los soldados obligan a los progenitores a salir al exterior mientras se produce la recarga, pero en ese preciso instante un grupo de stukas hace acto de presencia y ataca al vehículo. Las balas de una de las aeronaves acaban con la vida del padre, y el soldado que maneja la metralleta logra derribar otra, pero ésta, en su caída, se estrella contra el blindado, produciéndose una terrible explosión que acaba con la vida de casi todos aquellos que se hallan en los alrededores. La madre, aún viva aunque agonizante, se arrastra hasta su hijo para exhalar un último aliento en su regazo.

 

   Posteriormente, un grupo de saqueadores comandados por Grutas (un Ifans que parece disfrutar de la crueldad de su personaje, capaz de eliminar a sus propios vecinos sin ningún tipo de remordimiento para poder ser admitido por las SS) llegan al mismo lugar en busca de refugio y toman a los pequeños como rehenes. Los controles de carretera soviéticos impiden la huída, y la comida comienza a escasear a causa de las copiosas nevadas, lo que provoca que la situación se torne desesperada con el paso del tiempo debido a la total ausencia de alimentos. El grupo, famélico, decide asesinar a la pequeña Misha con el fin de que sirva de sustento. Tanto la visualización del momento en el que se toma la decisión (Grutas exclama: “Comemos o morimos”, para a continuación dirigir su mirada desesperada al piso superior en el que se encuentran los niños, a los que vemos a través de los barrotes de la barandilla de la escalera -sutil metáfora de su encierro-. Sus palabras conllevan una reacción inmediata en sus hombres, que giran sus rostros congestionados y desnutridos en la misma dirección, como si se tratase de un grupo de hienas hambrientas, dando a entender que aceptan la decisión en un momento que resulta estremecedor) como de aquel en el que en un flashback sabemos lo que ha pasado con la niña (la elipsis impide que veamos lo que sucede realmente, y es la cámara fija en el interior de la vivienda, a la altura del suelo y apuntando a la puerta, la que muestra a dos de los hombres sacando al exterior a la pequeña. Grutas les sigue con un hacha en la mano, mientras que otros dos más portan una cuba y un cuchillo. Los planos cortos solo permiten que veamos las herramientas) están solventados con brillantez, elegancia y sin estridencias por Webber.

 

   De todas formas, la película es visible, ofreciendo un repertorio de asesinatos a cual más cruel y sangriento (véase el del carnicero, que es atacado una y otra vez con la espada de samurái de Lecter, recibiendo tajos que le abren el estómago o le seccionan la espalda, para ser finalmente decapitado; o los de Grutas y sus hombres: Dortlich -Brake- es atado con una cuerda a un árbol, sujetando un extremo de la misma a las riendas de un caballo, que tira hasta estrangularlo; Milko -Walters- será introducido en una balsa del laboratorio de Hannibal, la cual es cerrada herméticamente y llenada hasta que se produce el ahogamiento; la cabeza de Kolnas -McKidd- es atravesada por un cuchillo desde la barbilla a la coronilla; Grutas muere de un mordisco en la yugular después de que el asesino, en un ataque de ira que sufre cuando aquel le confiesa que él también degustó el guiso que prepararon con su hermana, escriba la letra M -de Mischa- en su pecho con un enorme cuchillo); y Li en el papel de mentora de Lecter, West como el policía que le sigue la pista, y Ifans como el malo de la historia, ofrecen caracterizaciones ajustadas. No así Ulliel, que fracasa en el intento de hacernos olvidar al gran Anthony Hopkins.

 

(6/6)

CARÁTULAS Y POSTERS

TRAILER USA 1

TRAILER USA 2

TRAILER ESPAÑA 1

COMENTARIOS

Escribir comentario

Comentarios: 0

PELÍCULAS EN LA WEB

Ciencia Ficción:        33

Terror:                  376

Fantasía:                 10

TOTAL:                  419

CARÁTULAS Y

POSTERS:            19880

PODCASTS:

 

Los jinetes del apodcastlipsis.

 

Enlaces a todos los programas del podcast en el que hablamos de cine, literatura, series, videojuegos o música, siempre relacionados con el cine de terror.