DOBLE CUERPO (Brian De Palma) / 1984: Craig Wasson, Melanie Griffith, Gregg Henry, Deborah Shelton, Guy Boyd, Dennis Franz, Barbara Crampton.

 

   Jake Scully (Wasson, visto en Psicópata, David Paulsen, 1980; Historia macabra, John Irvin, 1981; o Pesadilla en Elm Street 3: Dream warriors, Chuck Russell, 1987) es un actor de segunda fila que trabaja en una película de terror de serie B. El mismo día que padece un ataque de claustrofobia en el rodaje del filme que le obliga a irse a su casa, se encuentra a su novia (interpretada por la bellísima Crampton -una habitual del género de finales del siglo pasado, vista en Re-Animator, Stuart Gordon, 1985; Killbots, Jim Wynorski, 1986; Re-Sonator, Stuart Gordon, 1986; Puppetmaster: La venganza de los muñecos, David Schmoeller, 1989; Trancers II, Charles Band, 1991; Robot jox 2: Robot wars, Charles Band, 1993; Castle freak, Stuart Gordon, 1995; o Space truckers, ídem, 1996-, que sale unos escasos segundos en los que, al menos, permite al público masculino deleitarse con su espectacular anatomía) en la cama con otro hombre. Desesperado, huye de casa para refugiarse en un bar, en el que conoce a Sam Bouchard (un notable Henry que se prodiga más bien poco -su última aparición en el género fue en la apreciable La plaga, James Gunn, 2006-), otro actor que le cede desinteresadamente el apartamento en el que vive de alquiler al tener que ir a rodar fuera de la ciudad. Pronto comenzará a observar por la ventana a una vecina (Shelton) que realiza un strip-tease todos los días a la misma hora, llegando a obsesionarse con ella. Las cosas se complican cuando descubre que hay un segundo voyeur que persigue a la joven con intenciones mucho más perversas que las suyas.

 

   Siempre se ha comparado el cine de De Palma con el de su admirado Hitchcock (admiración declarada en multitud de ocasiones), llegando incluso a insinuar (o a afirmar directamente) que en ocasiones copia al genio inglés, y sirviendo este argumento para denostar y despreciar sus películas, como si éstas no tuviesen la entidad y calidad suficiente para valerse por sí mismas (parece que hay gente que olvida que es el director de filmes sobresalientes como Carrie, 1976; El precio del poder, 1983; Los intocables de Elliot Ness, 1987; Corazones de hierro, 1989; o Misión: Imposible, 1996, que se salen por completo de los parámetros hitchcockianos). El caso es que este Doble cuerpo que nos ocupa es uno de los más claros ejemplos del entusiasmo que De Palma profesa por su ídolo, convirtiendo el metraje en un auténtico catálogo de referencias al cine de éste. En esta ocasión son obvias las influencias de La ventana indiscreta, 1954, y, un poco menos, de Vértigo: De entre los muertos, 1958 (si el protagonista de ésta, interpretado por James Stewart, padecía la enfermedad del título, el personaje de nuestro filme tiene claustrofobia, lo que limita a ambos en gran medida), aunque también se pueden observar vestigios del giallo (bastante obvios en el asesinato de Shelton), quizá procedentes de los orígenes italianos del director.

 

   Por otro lado cabe destacar la labor actoral (a la aportación ya mencionada de Henry se une la de Wasson, que clava su papel de hombre tímido y apocado que se deja avasallar por casi todo el mundo -el director de la película en la que ejerce de protagonista, interpretado por Franz, le echa a cajas destempladas del rodaje, mientras que el policía que lleva la investigación le insulta varias veces por su inclinación a observar a escondidas a su vecina-. Eso sí, el espectador al que desesperen los personajes extremadamente obsesivos y persistentes -como es mi caso-, probablemente acabe odiando a Scully -de hecho, algunos de sus comportamientos carecen de lógica, como cuando asesinan a su vecina sin que él haga nada por evitarlo hasta que es demasiado tarde. Además, parece empeñado en demostrar al detective que tiene algo que ver con el crimen-. También tenemos en el reparto a una bellísima Griffith, notable en su papel de actriz porno que se ve involucrada en lo que sucede -su personaje quizá sea el más agradable para el espectador, debido a su simpatía e inocencia-, y a Franz, en uno de sus habituales roles despóticos, tan repetidos a lo largo de su carrera). Resultan igualmente reseñables la labor de De Palma (atención a ese plano secuencia que tiene lugar en el apartamento de Bouchard, comenzando con un acompasado zoom que nos acerca a los dos personajes, para luego seguir a éstos a lo largo del enorme salón mientras se desplazan primero hasta la cocina, y luego hasta el enorme ventanal, saliendo la cámara al exterior sin cortar el plano en ningún momento), la partitura de Pino Donaggio (un habitual del director), o el giro final, con el descubrimiento de la identidad del asesino, tan efectista como plausible.

 

   Destacar finalmente la inclusión de un numero musical al ritmo del Relax de Frankie goes to Hollywood, con los miembros del grupo actuando en la película, y presentados como Frankie does to Hollywood (Frankie se lo hace a Hollywood), un sutil juego de palabras muy acorde al ambiente del filme, situado en el mundo de la pornografía.

 

(6,5/3)

CARÁTULAS Y POSTERS

TRAILER USA 1

COMENTARIOS

Escribir comentario

Comentarios: 0

PELÍCULAS EN LA WEB

Ciencia Ficción:        33

Terror:                  376

Fantasía:                 10

TOTAL:                  419

CARÁTULAS Y

POSTERS:            19880

PODCASTS:

 

Los jinetes del apodcastlipsis.

 

Enlaces a todos los programas del podcast en el que hablamos de cine, literatura, series, videojuegos o música, siempre relacionados con el cine de terror.