DAGON: LA SECTA DEL MAR (Stuart Gordon) / 2001: Ezra Godden, Francisco Rabal, Raquel Meroño, Macarena Gómez, Brendan Price, Birgit Bofarull, Uxía Blanco, Ferrán Lahoz, Joan Minguell, Alfredo Villa, José Lifante, Javier Sandoval.

 

   Paul (un Godden pasable, remedo del Ash de Posesión infernal, Sam Raimi, 1983, al que daba vida Bruce Campbell) y Barbara (Meroño, que luego repetiría con la Fantastic Factory en la infame Bajo aguas tranquilas, Brian Yuzna, 2005, y que resulta ser la mejor del elenco, mostrando un inglés más que aceptable en la versión original) son una joven pareja que realiza un viaje de placer por las costas gallegas en un velero junto a Howard (Price) y Vicki (Bofarull). Cuando la embarcación zozobra a causa de una tormenta repentina cerca de un pequeño pueblo costero que parece deshabitado, la pareja protagonista se ve obligada a abandonar la nave en busca de ayuda, pues Vicki resulta herida de gravedad. Una vez en tierra contactan con un sacerdote (Lahoz) que les ofrece auxilio. Así, Paul regresa al barco con dos lugareños, descubriendo que Howard y Vicki ya no están allí, mientras que Barbara es exhortada a dirigirse al hotel del pueblo, para esperar a su novio. Cuando este regresa, no encuentra a la chica por ningún lado, y comienza a advertir que tanto el pueblo como sus moradores esconden demasiados secretos. Pronto descubrirá que los habitantes de Imboca guardan culto a Dagon, una terrorífica deidad marina, y que tanto los extraños como aquellos que se niegan a doblegarse a su poder, son sacrificados para satisfacerle.

 

   Stuart Gordon adaptó, tras quince años de intentos fallidos, y bajo el amparo de la fenecida Fantastic Factory, La sombra sobre Innsmouth, uno de los más célebres relatos de H.P. Lovecraft, escrito en el año 1931 (la historia fue publicada como novela en 1936, siendo la única de toda la obra del autor que vio la luz de esta manera, siendo las restantes divulgadas en varias entregas en diversas revistas). Pese a las carencias ofrecidas por la mayoría de filmes salidos de la citada productora española (causadas, casi siempre, por la escasez presupuestaria), las cuales se repiten en varios momentos de nuestra película (los lamentables efectos digitales -en contraposición con la brillante labor de maquillaje-, tanto en las escenas oníricas que muestran los sueños de Paul como en la recreación del naufragio del velero. Sus creadores -la española DDT- crearon el pozo en el mar mediante infografía tras desechar, desafortunadamente, el uso de miniaturas; el empeño en que determinados actores españoles, con nula habilidad para el inglés, se expresen en dicho idioma o en gallego. En esta ocasión, el caso más sangrante es el de Francisco Rabal, en su última interpretación antes de su muerte -la película cuenta con una dedicatoria a su memoria, justo antes de los créditos finales-. El momento en el que canta A Rianxeira para distraer a varios imbocanos mientras Paul roba su coche resulta, desgraciadamente, ridículo), el director de Re-Animator, 1985 (el protagonista lleva una camiseta de la Universidad de Miskatonic, en la que acontece la acción de dicha película), es capaz de dotar de una ambientación claustrofóbica, sórdida y opresiva a la mayoría del metraje (apoyada en la magnífica elección del pueblo que sirve para recrear Imboca. Este nombre, por cierto, hace referencia al Innsmouth de la novela de Lovecraft, pues “mouth” se traduce como “boca” en nuestro idioma), ofreciendo un conjunto de secuencias angustiosas que merecen ser destacadas: Barbara observando la mano del cura en el puerto, y descubriendo que sus dedos están unidos por membranas; la chica cruzando el pueblo en pos del hotel, bajo el oscuro manto de la noche y acompañada de una incesante lluvia, que parece impregnarlo todo, mientras se cruza con varios aldeanos, a cual más aterrador; la llegada a la pensión, donde es atendida por un hierático recepcionista, interpretado por José Lifante (Martin en No profanar el sueño de los muertos, Jorge Grau, 1974); el asedio que sufre Paul en ese mismo albergue (atención a su original forma de cerrar la puerta); la terrible y sangrienta muerte de Ezequiel (Rabal), siendo la piel de su rostro y espalda arrancadas en vivo por el sacerdote (en una escena que se prolonga de manera exasperante), quien poco después es eviscerado por el protagonista; el rito en el que Uxía (Macarena Gómez, cuya “fisonomía mórbida y angulosa -extraña mezcla entre Barbara Steele y Patty Shepard- es un auténtico hallazgo cinematográfico: con un simple gesto, con una sencilla mirada, transmite y recoge un terror que, como escribió Lovecraft, va más allá de toda comprensión humana”. Las palabras de Antonio José Navarro en el volumen “Cine fantástico y de terror español 1984-2004”, no podrían ser más acertadas) sacrifica a una esplendorosa Barbara totalmente desnuda para el disfrute del espectador masculino. Por cierto, Cthulu, la atávica deidad creada por Lovecraft, es mencionada durante la ceremonia…

 

   Lástima que algunos errores que afectan al ritmo de la historia (el penoso flashback en el que se narra la caída de Imboca bajo el influjo de Dagon…), así como otros injustificables (ese coche que Paul intenta puentear, arrancando los cables, y que poco después arranca con las llaves) no dejen volar más alto a un filme que merecía mayor despliegue presupuestario. Por cierto, quien haya jugado al Resident evil 4 (también ambientado en Galicia) contemplará más de un paralelismo con el filme analizado.

 

(4,5/6)

CARÁTULAS Y POSTERS

TRAILER USA 1

TRAILER USA 2

TRAILER USA 3

TRAILER ESPAÑA 1

COMENTARIOS

Escribir comentario

Comentarios: 0

PELÍCULAS EN LA WEB

Ciencia Ficción:        33

Terror:                  376

Fantasía:                 10

TOTAL:                  419

CARÁTULAS Y

POSTERS:            19880

PODCASTS:

 

Los jinetes del apodcastlipsis.

 

Enlaces a todos los programas del podcast en el que hablamos de cine, literatura, series, videojuegos o música, siempre relacionados con el cine de terror.